Tips de ahorro

Tips de ahorro

Estrategias de Ahorro

¿Alguna vez te has dicho que vas a empezar a ahorrar cuando tengas más ingresos? De pronto te llega ese dinero extra, pero sientes que no es suficiente para sobrevivir y mucho menos para ahorrar.

Esta situación sucede todo el tiempo y te impide ahorrar a largo plazo. Mientras más ganas mayores son tus gastos.

No importa si en tu trabajo te aumentan el sueldo si no tienes un plan para invertir o ahorrar, desaparecerá sin darte cuenta.

No lo dejes al último

Si esperas invertir lo que te sobra de tu sueldo, déjame decirte que nunca vas a ahorrar porque ¡nunca sobra! tu mente en ese momento te empieza a jugar trucos.

  • Mejor lo tengo conmigo por si no me alcanza y si me sobra lo guardo.
  • Todavía tendría dinero después.
  • Me lo merezco, para eso trabajo.

Lo más efectivo es separar la cantidad que deseas ahorrar apenas inicie la quincena.

Haz un hábito

Sin importar la cantidad que ahorres, la mejor forma de crear un hábito es llevarlo a cabo. Si puedes tener un lugar como una cuenta de ahorros o un fondo de inversión en donde no puedas tocar ese dinero mucho mejor.

Usa el quítamelo o me lo gasto

Si lo tienes a la mano existe más probabilidad de que te lo gastes. Si sientes que no puedes ahorrar o te cuesta no poder usar tu dinero para un beneficio a larga plazo, la mejor estrategia es que te quiten ese dinero antes de que lo puedas usar.

Proponte ahorrar el 10% de cada una de mis quincenas, pero la verdad es que era complicado desprenderme de ese dinero que podía usar en ese momento. 

De todas estrategias la que mejor me funciono es el “quítamelo o me lo gasto”. El beneficio es que como ya no tienes este dinero no existe esa tentación de gastarlo. A diferencia de tenerlo contigo y usar ese dinero en ciertas situaciones.  Porque planeas tus gastos en base a lo que en verdad tienes.

Elimina creencias

Necesitas deshacerte de todas las creencias erróneas que tienes acerca del dinero.

  • No puedo invertir porque solo los grandes hombres de negocios lo saben hacer.
  • No nací para hacer dinero.
  • Tengo muy poco para empezar

Lo importante no es la cantidad sino cómo lo utilizas. Tu meta debe ser convertir ese dinero en activos que te permitan ganar más dinero.

Porque me lo merezco

Muchas personas tratan de justificar el hecho de gastar de más por las situaciones o emociones es ese momento.

No tiene nada de malo darse de vez en cuando recompensar, de hecho, es sano y te motiva a seguir trabajando.

Lo que está mal son las razones por la que lo haces, si buscas cualquier excusa para hacer un gasto, lo más seguro es que sigas con ese sentimiento, más una deuda por pagar. 

Encuentra el dinero

Ahora que sabes los beneficios que tiene manejar tu dinero, necesitas ver de dónde va a salir para empezar tu nuevo sistema de ahorro.

El dinero para tener una inversión en el futuro está en tus hábitos. Hábitos como comer fuera todos los días, tomar un Uber en lugar de caminar, comprar una cajetilla de cigarro o salir cada semana.

Sin darte cuenta estos gastos están acabando con tu posibilidad de ahorrar. Piensa en todos los gastos que no son necesarios, pero aun así los terminas haciendo. Cuanto más analices te vas a encontrar con ese dinero extra que necesitas para comenzar.

Por ejemplo, si solo porque tienes flojera de cocinar pides todos los días de un restaurante, ahórrate ese gasto y tomate 10 minutos para preparar lo que comerás una noche antes.

Dentro de tu casa también puedes encontrar algunas fugas en tu cartera:

  • La comida que se desperdicia
  • El consumo de luz innecesario 
  • Los mantenimientos que podrás hacer

Aunque puedas considerar que ese gasto no crea un gran impacto en tu cartera. Cuando lo ves de manera anual esto es totalmente diferente.  

Crea una lista con las cosas necesitas y no te dejes dejar llevar por el impulso.

¿Ahorrar sin objetivo?

Es sano ahorrar, porque te prepara y te permite mejorar tu futuro, ya sea con la oportunidad del viaje de tu vida, te despidieron del trabajo, tu familia va a crecer, entre otras cosas. ¡Necesitas estar preparado!

No solo eso, un ahorro te permite tomar oportunidades y aliviarte.

Pero muchas veces caes en un error, ¿Por qué vas a ahorrar si no tienes un objetivo? ¿Porque vas a sacrificar el dinero que tienes ahora? 

Aunque es importante que seas realistas y vivas con tu realidad, NUNCA, ajustes tus sueños a tus posibilidades. Sino al revés.

Para hacer el presupuesto que te permita alcanzar estas metas debes tener estas 4 cualidades

  1. Ser específico: No supongas, detalla tu meta y cómo es que medirás los logros. 
  2. Incluye el monto exacto: Conoce cuál es el precio real de lo que deseas alcanzar. 
  3. Fija una fecha de término: Si no tienes una fecha que limite tu meta se te va el tiempo y pierdes el sentido de lo que estás haciendo. No es lo mismo decir “Algún día quiero” que “Para Noviembre del 2025 quiero tener…” 

Tus metas pueden ser:

Corto plazo: De hoy a 3 meses 

Mediano plazo: De un año 

Largo plazo: Más de un año.

  1. Explica el cómo: ¿Qué harás? ¿Vas a reducir tus gastos de un año? Necesitas ver lo que tendrás que hacer para alcanzar esta meta.

Crea tu presupuesto

Aunque no suene como algo emocionante, un presupuesto te ayuda a arreglar el desorden financiero de como vives y usas el dinero. 

Un presupuesto te permite: 

  • Saber cómo usas tu dinero 
  • Ver porque no te alcanza el dinero 
  • Ver tu capacidad de ahorro

Lo único que necesitas es saber dos cosas: Cuánto ganas y cuánto gastas.

Antes de hacer un presupuesto debes de tener en mente 2 consejos para que sean lo más realistas posibles.

  1. Necesitas hacerlo cada año, con la información que todos los meses.
  2. Debes poner el día que entra el dinero para ayudar a planear tu ahorro.

Como dijimos el presupuesto se hace con base al ingreso y al gasto. En la parte de ingresos debes de poner todos los canales por los que te entra dinero y la fecha de entrada.

Ahora en la parte de gastos es un poco más complicado porque los gastos se pueden dividir en varias cosas. Pero una manera fácil de manejar tus gastos se puede manejar de dos maneras.

  • Ordenarlos por grado de prioridad
  • Dividirlos entre gastos fijos y variables

Cuando termines de escribir todos tus gastos e ingresos tendrás el balance después de ese consumo. Puede interpretar tus resultados de esta manera para saber en dónde estás parado: 

  • Mayores ingresos que gastos (con ahorro incluido): Bueno
  • Ingresos iguales que los gastos: Debes ajustar ciertas cosas
  • Ingresos menores que los gastos: Actúa ahora mismo para controlar la situación 

Técnicas para registrar los gastos

Como viste en el punto anterior hay dos maneras en la que puedes controlar los gastos en tu vida.

Nivel de prioridad

Debes escribir todo lo que salga de tu cartera, ya sea por gusto o por necesidad. Hasta tus idas al oxxo a comprar unas papas escribe todo lo que gastas.

Esta opción lo que debes de hacer es registrarlos según lo que tiene más valor, hasta lo que menos importante.

Por ejemplo, para algunas personas ir a la barbería no es tan necesario, pero para ti puede ser una prioridad ya sea por trabajo o porque así lo consideras.

Cuando hayas escrito las cosas en las que se va tu dinero con la cantidad, Harás esta actividad todos los meses.

Si tienes una meta de ahorro es importante que lo pongas en la primera posición de esta tabla ¿por qué?

Porque si realmente quieres ahorrar tienes que empezar por “pagarte a ti primero”. Así de sencillo.

Si crees que necesitas recortar algunos gastos comienza eliminando las categorías que están hasta abajo de tu lista (los gastos que tienen menos valor para ti).

Con esto te darás cuenta que para manejar mejor tu dinero debes de cambiar algunos de los hábitos que manejan tu vida. 

Ve en dónde puedes recortar

No te olvides que siempre se puede encontrar la manera de recortar tus gastos busca en estos lugares:

  • Los gastos hormigas: De poquito a poquito se llega a una gran cantidad, lo mismo sucede con los gastos puede ser que gastar $5 en un dulce diario no te parezca con cosas. Pero si lo ves a largo plazo en 5 años estás tirando $9,125 que podrías usar en algo más.
  • Membresías que no utilices: Si has usado el gimnasio solo dos veces al mes y estas pagando por eso $2,000 ¿lo consideras un desperdicio?
  • Pequeñas flojeras: Habrá veces que te quieras dar el lujo de comer fuera y consentirte, pero puede ser un problema si se vuelve en un gasto constante solo por no querer cocinar. Porque estas perdiendo el dinero que puedes ahorrar. 

 

Bibliografía

Macías, S. (2012). Pequeño Cerdo Capitalista. Aguilar .

Despacho de contadores públicos
con más de 15 años de experiencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *