Tipos de emprendedores

Tipo de emprendedores: conoce cuál eres tú

No nos engañemos, emprender no es fácil. Pero tampoco imposible. Los emprendedores son optimistas, positivos y en donde otros ven calamidades, ellos ven soluciones y oportunidades. 

Son personas que se atreven a correr riesgos y hacen diversos sacrificios para alcanzar metas y cristalizar planes. Pero, como es normal, no todos tienen las mismas características. Existen distintos tipos de emprendedores, y de eso te hablaremos en el siguiente apartado. 

Y ¿Por qué es importante conocer estos tipos? 

Pues, mientras más rápido identifiques tus fortalezas, capacidades y habilidades será más fácil lanzar y llevar a buen puerto cualquier negocio o proyecto. 

 

Los tipos de emprendedores

Analiza con cuidado cada tipo de emprendedor y sus distintas características, así podrás descubrir el que se identifique contigo.

El emprendedor persuasivo

El emprendedor persuasivo es un líder nato, que sabe cómo influir directamente sobre las personas. Su fuerte quizás no sean las ideas, pero si impulsar al grupo para ejecutarlas. Es muy persistente. 

Por lo regular atrae a muchos clientes hacia su marca y consigue buenos tratos para el negocio. Precisamente, “convence” con argumentos reales a las demás personas para que apoyen su causa. 

Su mayor habilidad es la comunicación. Por medio de ella atrae y persuade a que lo acompañen en su negocio. Este tipo de emprendedor es perfecto para que se enlace con inversionistas, proveedores o clientes. 

Suele conseguir tratos muy buenos, así como condiciones favorables para el negocio. Su rol principal es más el de dirigir, que el de crear. 

 

El emprendedor especialista

Este tipo se destaca por ser técnico y metódico. Se centra en una idea hasta convertirse en todo un experto en el tema.
Su visión va hacia el perfeccionamiento, y es el ideal para sacar a flote proyectos que involucren operaciones complejas o tecnificadas.
Siempre acompaña sus acciones con el raciocinio. Solo que, por lo general, necesita de un equipo para poder cristalizar los proyectos empresariales.
Es usual que sea un profesional que combina sus conocimientos expertos con una idea con la intención de generar dinero.

El emprendedor visionario

El nombre es elocuente. Este tipo de emprendedor visualiza las soluciones antes de que los demás las vean. Desarrolla proyectos pensando en grande y es usual que sus planes favorezcan a muchos a la vez.
Tienen una buena capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos, por eso sus proyectos nunca se concentran solo en el ahora, sino en el futuro.
Siempre sueña despierto, pero mantiene los pies firmes en la tierra. Es decir, sueña en grande, pero se pone en acción para alcanzar su meta.

El emprendedor Inversionista

Así como lo indica su nombre, en este caso es el emprendedor que cuenta con el presupuesto y está en búsqueda de ideas para poner el dinero a producir.
Es más, se puede decir que juega el papel de un “socio capitalista”.
Es muy astuto consiguiendo buena rentabilidad en los negocios. Asimismo, detecta las buenas y las malas oportunidades, retirándose cuando es conveniente para no perder.

El emprendedor intuitivo

Está lleno de energía, es apasionado, sigue sus corazonadas y sus impulsos. No solo hace uso de su conocimiento para emprender, sino que sigue su intuición.
Pareciera que presienten las buenas oportunidades y corren riesgos para ganar. Aunque también se limitan a pedir consejos, y esto a veces los puede hacer perder.
Es conveniente que este tipo de emprendedores se rodee de personas que compartan su visión, y que ejecuten con menos impulsividad cada paso que sea necesario dar para el éxito del proyecto.

El Emprendedor constructor

Son unos jugadores aguerridos en los negocios. Les gusta estar un paso adelante de su competidor más cercano.
Siempre están enfocados; son analíticos, fríos y calculadores. Como una nota negativa, se resalta que en ocasiones no temen ser despiadados para terminar de concretar sus ideas.

El emprendedor empresario

Su visión empresarial es muy amplia; y por eso crea, planifica, gestiona y desarrolla proyectos hasta cristalizarlos.
Es el tipo de emprendedor que pone en práctica lo que le ha funcionado para expandir su marca y crear nuevas empresas. Su principal motivación es el dinero.

El emprendedor oportunista

Aprovecha todas las oportunidades que se les presenta. Siempre experimenta. Donde los otros ven barreras y obstáculos, el emprendedor oportunista ya está en la búsqueda de alternativas de solución.
No se rinde. Es decir, él cuando ve una oportunidad, no la suelta y la perfila hasta alcanzar el éxito.
Es común que rediseñen productos o servicios hasta conseguir la rentabilidad que buscan. Es especialista en detectar fallas y ofrecer soluciones. Se vale de las oportunidades para rescatar proyectos ya perdidos y ponerlos a brillar.

El Emprendedor innovador

Son los emprendedores de laboratorio. Están siempre creando alguna receta, producto, concepto o algo que llene una necesidad específica del público objetivo. Solo que algunas veces les cuesta enfocarse en la realidad del proyecto.
Lo que sí no puede negarse es que son muy arriesgados y creativos.

El emprendedor social

No se debe confundir este término con alguien que se desenvuelve muy bien a nivel social.
Este tipo de emprendedor busca soluciones innovadoras en pro de combatir problemas sociales, y a su vez obtener ganancias por ello.
Se caracterizan por tener una actitud un poco rebelde, por eso deben manejarse con aplomo para que esto no les cause inconvenientes.

El emprendedor tecnológico

Este es el más común en los últimos tiempos. Su ingenio transforma un antes y un después con cada una de sus ideas e innovaciones digitales. Es un genio en productos o servicios de tecnología y hacia allá se enfocan sus esfuerzos.
Es común que los emprendedores tecnológicos muestren rasgos de otros tipos, como del especialista o el visionario.

Conclusiones finales

Aunque hay muchos tipos de emprendedores, no se trata de características rígidas e inalterables. Incluso puede haber la mezcla de varios elementos en un solo emprendedor. Pues todos tenemos distintas personalidades que pueden afectar nuestra percepción de los negocios.
Además, es común la unión de los rasgos de los tipos de inversionistas. Por ejemplo, puedes ser uno persuasivo y a la vez especialista.
Henry Ford, (fundador de Ford Motor Company) decía: “Cuando todo parece que va en tu contra, recuerda que el avión para despegar debe ir contra el viento”. Lo importante es que una vez que identifiques tus habilidades o capacidades, arranques y nunca te detengas.

Despacho de contadores públicos
con más de 15 años de experiencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *