Ordena tus cuentas bancarias

SAT congela cuentas bancarias

Ordena tus cuentas bancarias

Si bien es cierto que hoy en día ya no existe el secreto bancario y que la autoridad hacendaría cada vez tiene más facultades para intervenir y observar todos los movimientos que se realicen en todo tipo de instrumentos bancarios, también es cierto que hoy más que nunca debemos controlar más nuestros movimientos financieros.

Quisiera ser muy enfático en que el segundo mayor fiscalizador (comunicador o sea chismoso) son las instituciones financieras, por lo que ya no existe la definición que coloquialmente se utiliza en el medio empresarial de “cuentas fiscales” y “no fiscales”, todas son fiscalizadas, hasta las de guardadito de Banco Azteca.

Pero a pesar de esto y de que a las autoridades hacendarias se les seguirá ocurriendo cualquier barbarie para recaudar más impuestos, si es importante que clasifiques tus cuentas bancarias empresariales y personales.

Dentro del enfoque hacia las primeras, al establecer control estricto a que todos los movimientos pertenezcan solo a las que devenguen tu negocio, esto te dará certeza para medir el capital de trabajo que tienes en circulación y poder medir el impacto fiscal de forma mensual y anual.

De lo contrario, si solo tienes una cuenta que utilizas para los flujos de tu negocio y los personales, esto nublara tu información financiera que necesitas para tomar decisiones todo el tiempo.

Te recomiendo sobremanera que te asignes un sueldo dentro de tu empresa y este lo deposites a tu cuenta personal, para que de aquí puedas solventar tus necesidades para vivir. Aunque lo importante no solo es asignarlo, si no respetarlo y ajustar tus necesidades en base a ese margen económico.

También te recuerdo que todo depósito bancario debe tener un sustento comercial para justificar la procedencia del recurso y pagar impuestos. Quiere decir que el depósito de tu sueldo proviene de la cuenta empresarial, misma que ya pago impuestos, o sea que no vayas a depositar a tu cuenta personal recursos que provengan directamente de ventas y o servicios, para ello está la cuenta empresarial.

¿Cómo inicio?

  1. Realiza un presupuesto de gastos personales sobre los cuales necesitas para sostener el nivel de vida que llevas (te recomiendo que seas lo más austero que puedas).
  2. Acude a tu ejecutivo de cuenta y pídele que te abra una cuenta de ahorros o empresarial adicional, la que te haga falta
  3. Cuando fuiste empleado, vivías con un sueldo, entonces también puedes hacerlo ahora, así que ajústate militarmente a tu sueldo que te asignes.
  4. Comienza a ver como tu dinero crece.

Estamos aplicando un principio muy sencillo y antiguo, “Para que tengas más dinero, empieza a administrar el poco que tienes y en consecuencia tendrás más”.

De inmediato comenzaras a ver la solidez de tu negocio y por ende tendrás más claras las decisiones que tienes que tomar dentro de tu negocio. Ya que establezcas este control, posteriormente puedes realizar cortes semestrales o anuales para que en su caso puedas retirar las utilidades a las que tengas derecho.

Visionario incasable, adicto al progreso personal y profesional.
Eternamente feliz y agradecido con Dios.
Lic. Juan Antonio Martínez Flores
amartinez@roistom.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *