Impuestos Digitales

Impuestos digitales

¿Lo sabías?

No es un secreto que la economía digital está en franco crecimiento. De hecho, cada día es mayor el número de marcas que buscan expandirse, utilizando las distintas plataformas online para sus negociaciones.

No obstante, ¿sabías que desde el año 2020 en México se modificó la ley de Impuestos Sobre la Renta, agregando un apartado en el cual todas plataformas tecnológicas tienen obligaciones fiscales? Esta Resolución Fiscal aún genera muchas dudas entre usuarios y los prestadores de servicios digitales.

Para ayudarte a aclarar un poco todo este panorama, en el siguiente artículo verás detalladamente qué son los impuestos digitales, quiénes deben pagarlos y las causas para su aplicación. La intención es que puedas aprovechar al máximo la expansión digital, sin que esto se traduzca en una posible complicación tributaria.

¿Qué son los impuestos digitales?

El impuesto digital viene a ser una ampliación del cobro de impuestos a todos los servicios digitales para que paguen ISR o IVA. En el caso de ISR será sobre el total de las ganancias.

Esto surge como un plan para actualizar el Sistema de Atención Tributaria (SAT), que al momento de su puesta en práctica no existían las distintas plataformas online.

Para el Impuesto Sobre la Renta están obligados al pago los contribuyentes, personas físicas o distintas empresas que se dediquen a la venta de algún bien o servicio por la web. Bien sea usando una App, con una plataforma online o distintas aplicaciones informáticas.

Para el Impuesto al Valor Agregado (IVA), será considerado el pago para todos los servicios digitales ofrecidos por aplicaciones o algún contenido que esté en formato digital.

Asimismo, plataformas internacionales que ofrezcan publicidad o que sirvan de enlace para llegar hasta un producto, incluso empresas de transmisión de datos deben ponerse a derecho con este impuesto.

¿Cuáles servicios deberán pagar impuestos digitales?

Ya sabes qué es el impuesto digital, ahora veamos cuáles son los servicios que deben pagar este tipo de tributos.

Un caso muy concreto es por ejemplo Netflix o Mercado Libre, que, al ser plataformas de enlaces entre el producto y el cliente, deben dejar una parte de sus ganancias en territorio mexicano. Es decir, aquellas web que generen ganancias y sean gravadas en otros países deben pagar impuestos digitales en México.

También las plataformas tecnológicas que tendrán que ejecutar el pago del impuesto digital son específicamente aquellas en las que las personas reciban o tengan:

  • Acceso a imágenes, noticias en línea, información sobre el desarrollo del tráfico, pronósticos climáticos, estadísticas.
  • Descarga de imágenes, textos, videos, audios, películas, videojuegos, juegos de azar, ambiente multijugador, entre otros.
  • Las distintas plataformas de Streaming como Netflix; también incluye a Amazon Music, Facebook, YouTube, Spotify…
  • Las aplicaciones de intermediación entre el usuario y los distintos servicios también pagarán el impuesto digital. Ese es el caso por ejemplo de Uber, mercado Libre…
  • Las páginas de cita y los clubes en línea entran en la lista de pago, así como las webs de clases online a distancia.

Nota: quedan exonerados los accesos a libros, revistas electrónicas o periódicos digitales.

Ahora bien, analicemos las obligaciones de los retenedores de ISR.

Los retenedores de ISR, cuáles son sus obligaciones

Las personas físicas que ejecuten algún tipo de actividad empresarial utilizando la plataforma digital quedan obligadas ante el gobierno al pago del Impuesto Sobre la Renta.

Es por esto que cualquier persona moral que sea residente en territorio mexicano o en el extranjero que tenga operaciones con personas físicas a través de las plataformas digitales, tendrán las obligaciones fiscales de:

  • Pedir su inscripción en el Registro Federal de Contribuyentes.
  • Emitir el respectivo Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), indicando muy bien el desglose de impuesto retenido.

Por su parte, todo vendedor que utilice la web para su comercio, deberá pagar el ISR de acuerdo a una tabla de conversión contemplada en la Ley.

El impuesto digital como una estrategia para el equilibrio de las empresas tecnológicas

Básicamente, el impuesto digital tiene como propósito lograr un equilibrio para las empresas digitales mexicanas, al poner en la palestra a aquellas marcas internacionales que se lucran con el dinero producido en el país, para que también tengan obligaciones fiscales.

Es un hecho que la retención de los impuestos digitales por bienes y servicios busca mejorar la recaudación fiscal, ya que precisamente es el comercio electrónico el que está creciendo aceleradamente en los últimos años.

El Gobierno estima que con la retención de IVA, el SAT aumente su recaudación por lo menos a más de 4 mil millones de pesos extras en comparación con la tasa promedio antes de entrar en vigor la modificación.

Esto tomando en consideración que, por ejemplo, el uso de streaming creció en más de un 320 %, lo que representa un buen incremento de los pagos al SAT.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas del impuesto digital en México?

Las principales ventajas de la aplicación del impuesto digital es sin duda la ampliación de la base del tributo, la transparencia y equilibrio que habrá entre las empresas mejicanas y las internacionales.

Pero no es menos cierto que esto conlleva muchos riesgos potenciales, como por ejemplo:

  • Muchas marcas optarían por el comercio informal, por eso es conveniente que su implementación sea gradual y ajustada a la realidad económica de los negocios.
  • Los residentes de otros países podrían verse afectados, ya que de hecho esta es una laguna que no ha sido bien aclarada al no haber suficientes alegatos que aseguren que solo los ciudadanos mexicanos harán la transacción de los impuestos.
  • Se puede ver comprometido el acceso libre a la web, sobre todo porque es muy vaga la información sobre cuáles son realmente las categorías digitales que pagarán ese impuesto.
  • Muchas Pymes podrían restringir sus contenidos, afectando esto directamente sus ganancias.
  • Los que menos tienen son los que más grava. Tal es el caso de las personas que ofrecen servicios de transporte que son más vulnerables económicamente que los gigantes digitales.

Es cierto que hace falta un mecanismo regulador de las plataformas digitales en México, ya que están en continuo crecimiento.

No obstante, se debe hacer un balance para que los impuestos digitales sean más proporcionales, cosa que tampoco es sencilla, ya que no todas las plataformas funcionan bajo los mismos esquemas.

Despacho de contadores públicos
con más de 15 años de experiencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *